España y América Latina: Cómo puede cambiar tanto una lengua

iscribo-typesofspanish-blogimage
Existen diferentes tipos de español entre España y América Latina. A su vez, cada país y región cuenta con una gran variedad de vocabulario y hablas entre sí.

¿Pensabas que el español era solo una lengua? La segunda lengua más hablada del mundo tiene en realidad muchas diferencias en todo el mundo. Echemos un vistazo.

¿De dónde sos?

¿Dónde estás?

¿Vosotros vais a la fiesta?

¿Yendo a la fiesta?

¡Qué chulo!

¡Qué padre!

¡Qué chévere!

¡Che boludo!

¡Órale, Güey!

Los anteriores son solo algunos ejemplos de los diferentes tipos de español, modismos y refranes que encontrarás en distintos países del mundo.

Muchas veces estas diferencias pueden ser sutiles y generalmente significan lo mismo en distintas naciones. Otras veces, las diferencias son exclusivas de esa cultura específica. A menudo, según tu lengua materna, las traducciones directas son francamente cómicas.

Tal vez alguien «no sepa una patata de algo» o «sea feliz como una lombriz». Y si alguien habla claro en español, entonces «no tiene pelos en la lengua».

Frases graciosas aparte, la mayoría de las diferencias que encontrarás entre el español hablado en España y el de América Latina son de carácter estructural, con algunas diferencias clave en el vocabulario. Y, por supuesto, América Latina es un lugar muy extenso, por lo que hay otras diferencias entre un país y otro.

Diferentes culturas, una sola lengua

¿Cuántos dialectos del español existen? Muy fácil: hay bastantes.

Muchos de los diferentes tipos de español tienen que ver con el vocabulario. Simplemente, hay palabras en español diferentes en los distintos países, como por ejemplo, en México. Una de las razones por las que encontrarás un vocabulario tan amplio tiene que ver con la herencia indígena de esta nación.

Esto es particularmente claro en los estados del sur de México, donde los nombres de muchos sitios como Oaxaca, Tuxtla, Cancún, Tapachula, etcétera vienen en parte o totalmente del vocabulario nativo. El estado de Oaxaca es un ejemplo perfecto ya que su nombre proviene de huāxyacac, una palabra del náhuatl uto-azteca que hace referencia a un árbol común en la zona.

También está la capital colombiana, Bogotá. Lejos de tener un origen auténticamente español, el nombre deriva originalmente de Bacatá. Se trata de una palabra indígena perteneciente al pueblo muisca, que existía en la zona mucho antes de la llegada de los españoles.

Si se viaja a otros lugares de Sudamérica, la influencia indígena es igual de fuerte, si no más. Está Cochabamba en Bolivia, Iquique en Chile y, por supuesto, Machu Picchu en Perú.

El contraste en inmenso con España, donde la lengua española está en realidad muy influenciada por el árabe debido a los cientos de años de presencia árabe en la península ibérica. Muchos topónimos son de herencia árabe, como Andalucía, del nombre árabe del país Al-Andalus, o incluso el río Guadalquivir en Sevilla. Otras palabras españolas también tienen raíces árabes, incluso palabras como aceite y ojalá, que tiene una clara similitud con el árabe inshallah, que significa «si Alá quiere».

Otras diferencias lingüísticas entre España y América Latina tienen que ver con distintas palabras que se refieren al mismo objeto. Asimismo, diferentes verbos pueden referirse a la misma acción. Mientras que en España se puede conducir un coche, en México se maneja un carro. Y mientras que en España se escribe en un ordenador, en México se utiliza una computadora.

Todo es cuestión del acento

Un gran obstáculo para muchas personas que aprenden un nuevo idioma es la pronunciación. El reto de reiniciar el cerebro y aprender nuevas combinaciones de letras y cómo forman sonidos a los que no estás acostumbrado es una tarea difícil. Esto es especialmente cierto en el caso del español.

En cada país, el español se pronuncia de forma diferente. Algunas de estas diferencias de acento son pequeñas, mientras que otras son más marcadas. España, sin duda, es un país distinto. Aunque aún no hayas visitado este país, es posible que conozcas su singular acento.

El ejemplo más famoso del acento español es el ceceo. Es cierto que en España se suele utilizar el sonido /th/ con frecuencia, como es la pronunciación típica en palabras con una c seguida de una i o una e. En este ejemplo, la palabra Barcelona suena como /Bar-th-elona/.

Sin embargo, no todas las diferencias en la pronunciación del español implican combinaciones de letras. Este es un país con una historia centenaria de influencias árabes, sobre todo en el sur, que se manifiesta en la forma de hablar. Si viajas a la región sur de Andalucía, por ejemplo, es probable que escuche a los lugareños hablar en tonos más guturales. También tienden a dejar de lado la s y la d en muchas palabras. Por ejemplo, suelen decir /graciah/ en lugar de /gracias/ y /ciudáh/ en lugar de /ciudad/.

Esto es diferente de casi todos los países de América Latina. En México, Perú, Venezuela o Chile, suelen hablar una forma más suave de español.

El truco para entender la pronunciación correcta en España es establecerse en una región y sumergirse en el idioma. Con el tiempo, el oído captará la distinción y la boca hará el resto.

¿Qué español es el adecuado para mí?

La región en la que te encuentres (o vayas a encontrarte) debería ser el factor clave para determinar qué tipo de español debes aprender. Si vas a pasar la mayor parte de tu tiempo en América, aprender el español que se habla en Venezuela y Colombia suele ser más lento y con una pronunciación más clara, lo que lo hace ideal para los principiantes.

Al viajar a otras partes de América Latina te encontrarás con otros dialectos. Los argentinos hablan su castellano con acento italiano; lo mismo ocurre en Uruguay. Los chilenos hablan en ráfagas rápidas y salpican sus frases con tanta jerga que puede ser difícil seguir el ritmo.

En España, el acento puede parecer más cerrado y ciertamente hablan mucho más rápido que, por ejemplo, en México. Pero una vez que lo entiendes puedes viajar a todas partes y seguir a los españoles. Al fin y al cabo, es la raíz de la lengua.

Dicho esto, en todos los países de habla hispana que visites, te encontrarás con variados coloquialismos, argots y modismos culturales. Por lo tanto, siempre es mejor dominar primero los fundamentos del idioma, ya que te servirán independientemente de dónde acabes.

Recuerda que en América Latina puedes caminar unas cuadras hasta el restaurante, pero en España esa misma distancia se mide en manzanas. Así es la vida de los hispanohablantes.

No importa el español que hables, con iScribo comienza a escribir en español con confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más para explorar

iscribo-spanishforbeginners-blogimage
Mejorar el lenguaje

Cómo Aprender Español en 5 Pasos Sencillos

En esta guía básica de iScribo de cómo aprender español para extranjeros, te mostramos algunos contrastes entre el español y el inglés por medio de ejemplos.

iscribo-castilianvsspanish-blogimage
El español como lengua

Español y Castellano, ¿Hablamos la Misma Lengua?

El debate sin fin: ¿español o castellano? iScribo te aclara las dudas sobre si el castellano es una lengua y las denominaciones del español en el mundo.

¡Prueba iScribo gratis hasta el 30 de Septiembre! Nuestro programa de subscripción comienza desde el 1ro de octubre de 2021. Puedes utilizar nuestro sitio hasta el medio día (GTM) del 30 de septiembre  de 2021. ¿Tu compromiso? proveernos de comentarios de uso (buenos o malos) que nos ayuden a fortalecer y enriquecer nuestra plataforma.